Homeopatía

La homeopatía es una ciencia y un arte de curar que trata las enfermedades con un medicamento semejante. La palabra homeopatía proviene del griego «homoios» semejante y “pathos” enfermedad.
Su aplicación se basa en una estructura de teorías, principios y leyes elaborados principalmente por su creador Samuel Cristian Hahnemann a comienzos de 1800.
La medicina homeopática a diferencia de la alopática (medicina tradicional) cura por semejanza (basada en el principio hipocrático de la similitud -similia similibus curentur-: lo similar es curado por lo similar) y no por lo contrario, como sucede en la alopatía (Ej. antiinflamatorios, antibióticos, etc.), curando de esta manera a enfermos y no enfermedades.
La Homeopatía es una medicina que se está utilizando cada vez más en animales, brindándoles una mejor calidad de vida y mejoría duradera.
De esta manera el médico homeópata prescribe medicamentos que en su experimentación provocaron síntomas similares a los que presenta actualmente el paciente. Gracias a esa similitud, el medicamento homeopático estimula las vías naturales de curación que todos los seres vivos poseen.
gatito La homeopatía emplea pequeñas dosis de sustancias diluidas y dinamizadas, provenientes de los reinos vegetal, animal y mineral a fin de estimular los mecanismos naturales de defensa propios del animalito a tratar.
La Homeopatía veterinaria trabaja de forma similar a la humana y se basa en los mismos principios y ellos son:

  • Ley de similitud: Similla similibus curentum. Consiste en que la curación debe realizarse en forma semejante a como procede la naturaleza. El concepto de curar mediante aquello que es capaz de producir en el organismo sano, algo muy similar a lo que debe ser curado en uno enfermo, constituye la piedra basal de la homeopatía.
  • Experimentación pura: Los medicamentos homeopáticos son ensayados de a uno y a dosis moderadas sobre personas y animales sanos. Anotando los cambios que resulten del estado físico y moral (mental). La virtud curativa de los medicamentos está fundada únicamente sobre el poder que ellos tienen en modificar el estado del hombre.
  • Individualización: El hombre enfermo no se puede considerar como una enfermedad, por lo contrario debe ser considerado como un individuo con características particulares que secundariamente se encuentra padeciendo una enfermedad. No hay enfermedades si no enfermos.
  • Medicamento único diluido y dinamizado: Solo debe administrarse a un paciente al mismo tiempo un solo y simple medicamento en pequeños dosis diluidas y dinamizadas.
  • Ley de curación: La curación tiene lugar primeramente en la esfera psíquica para luego continuar hacia los órganos vitales y finalmente la piel y mucosas.

Para poder tratar a un animalito, no solo analizamos síntomas locales (dolores puntuales, gastroenteritis, piodermias, entre otros) sino que vemos más allá de estos síntomas. Buscamos la causa base de lo que está sucediendo y a partir de allí comenzamos con el tratamiento adecuado.

¿Qué síntomas observamos?

  • Síntomas mentales: carácter del animal, temores, enojos, agresividad, celos, comportamiento, reacciones, entre otros.
  • Síntomas locales: problemas en piel (piodermias), articulaciones, osteopatías, otitis, dolores puntuales, etc.
  • Síntomas generales: deseos y aversiones alimenticias, hambre, sed, clima (frío, calor, humedad etc.), periodicidad de síntomas, sueño, sexualidad, etc.

Al unir estos tres grupos de síntomas, buscamos un medicamento lo más semejante posible en cuanto a acción y potencia. Mientras más similar sea el medicamento al enfermo, más efectiva y duradera será la curación.

perrosAhora bien, muchos se preguntarán cómo analizamos síntomas mentales si la mascota no habla. En primer lugar, con la mirada, el animalito nos dice mucho y en segundo lugar, tal como ocurre en pediatría humana, donde los padres son los que “hablan” por el hijo, en veterinaria, el dueño es quien responde a las preguntas sobre su mascota.

¿Cómo es un medicamento homeopático?

Estos medicamentos son de origen animal, vegetal o mineral y la forma en que se administran son varias: gotas, glóbulos, papeles, etc.

¿Cómo actúan?

Actúan sobre la fuerza vital que tiene todo ser vivo (tanto animal como vegetal) activándola y a partir de ella, buscan equilibrar y fortalecer su energía y comenzar así el proceso de curación.

¿Qué podemos tratar con homeopatía?

Absolutamente todo. Dentro de mi casuística, manejo enfermedades terminales, cáncer, trastornos de conducta, enfermedades en piel, problemas articulares, urgencias, entre otros.

Es increíble como podemos ver en nuestros animalitos los cambios favorables que produce este tratamiento. En mis pacientes por ejemplo, he observado una mejoría no sólo en su patología, si no también -y lo más importante- en su energía, su vitalidad.

En síntesis, la HOMEOPATIA es una terapia sana que proporciona una mejoría duradera y segura, con la que buscamos mejorar la calidad de vida de nuestras mascotas.