Producción animal

Homeopatía en Producción animal

En producción animal tradicional se utilizan diferentes fármacos para lograr una mejor producción (carne, leche, huevos, etc.) así como para mejorar los índices de conversión en crianzas intensivas.
Un ejemplo de estos fármacos son: antibióticos, hormonas, anabólicos, entre otros. Si bien el empleo de éstos produce resultados satisfactorios en el consumo y aprovechamiento de los nutrientes y por lo tanto mejoran la eficiencia productiva, también ocasionan efectos indeseables en los consumidores que ingieren estos productos creándoles efectos residuales.

Fármacos conocidos como «promotores del crecimiento», incluyen numerosas sustancias. Las más utilizadas en países subdesarrollados son las de origen hormonal y los antibióticos. Entre las de origen hormonal se pueden mencionar los estrógenos y la testosterona, con los cuales se han obtenido efectos positivos; pese a lo cual su uso está prohibido cada vez en más países, por el peligro que representan para la salud humana los residuos que éstas dejan en los productos de los animales tratados.

Los antibióticos más utilizados son la Terramicina, la Penicilina, la Bacitracina y otros. Su principal contraindicación es la posibilidad de producir una selección o favorecer el desarrollo de cepas bacterianas resistentes a estos antibióticos. Además se han descrito cuadros de sensibilidad alérgica de los consumidores de carnes de animales suplementados con estas sustancias.

Por estos efectos indeseables en el ser humano, es que en el mundo se está administrando cada vez más la medicina homeopática, ya que su utilización no produce efectos tóxicos ni residuales tanto en animales como en humanos. La medicina homeopática tiene como ventaja que, al ser administrada en dosis infinitesimal con dinamo diluciones (al no haber materia sólida alguna), actúa manteniendo o reestableciendo (en el caso de las enfermedades) la energía vital del organismo en cuestión.

La medicina homeopática se puede aplicar en todo tipo de animales de producción:
aves, cerdos, bovinos, ovinos, caprinos, equinos, peces, etc. Todo ser vivo puede recibir tratamiento homeopático.
En el caso de producción masiva donde la carga de animales es alta, los medicamentos se pueden administrar de varias maneras, por ejemplo en el agua de bebida, etc.